Nueva luz al vampirismo. “El romanticismo oscuro”.

(Retiro lo dicho antes, Guillermo, ya encontré a Gary como “Vampiro”)

Dando seguimiento al post anterior, les presentamos hoy este artículo que traspone el origen de los vampiros del aspecto científico que encontramos en la anterior entrega, al aspecto literario y cinematográfico, es decir, como se explica el nacimiento de este mito analizado “románticamente”. No obstante, el primer punto no será obviado, se trata más bien de tomarlos todos en cuenta para enriquecer nuestro haber vamipirístico. 😉

Dicho de otra forma, nos adentraremos a los mitos, leyendas, razones y pasiones que encierran estas criaturas, desde sus inicios hasta nuestros días. Por ejemplo, científicamente tenemos que el mito de Drácula nació de una persona, “El empalador”: El mito surgió de una persona hecha leyenda a través del arte escrito y se ha ido modificando su figura igual que las leyendas y tradiciones, siempre dependiendo de la sociedad que lo viva.

Este es a penas el segundo esbozo del seguimiento a esta evolución. Espero sea de su agrado y nos acompañen con sus aportaciones.

El artículo que veremos a continuación, fue escrito en el 2001 por Vanessa Martínez Clavijo. Creo que resume lo que siempre he pensado: Los “vampiros” han cambiado igual que la sociedad lo ha hecho en el devenir del tiempo y ya no son lo que antes porque el humano ya no es como antes.

Veamos el artículo:

——————-///

“Tenemos una visión del vampiro en términos románticos que los medios audiovisuales han estimulado de manera insistente, cuando he de recordar que este movimiento cultural del siglo pasado está muy lejos del significado que se le ha otorgado en nuestros días.

…/ Nacido en Inglaterra amparado bajo las figuras de Keats, Lord Byron, Novalis, o el mítico Goethe, entre otros, que ensalzaron lugares hasta entonces tan extraños como la noche, las tormentas, los cementerios, las ruinas tétricas…surgió el mito del vampirismo, que no es más, al fín y al cabo, que el arquetipo de las pasiones humanas a flor de piel.

Lord Byron

No podemos olvidarnos de la productora inglesa HAMMER, que tras la II Guerra Mundial y la veloz decadencia de las películas de terror, aprovechó el Baby Boom (alto índice de natalidad tras una desgracia social), para resucitar este género. En concreto, eligieron a Christopher Lee (ver trayectoria vampírica de Lee) para protagonizar las películas de vampiros y el éxito fue rotundo. De hecho, el actor recibió más cartas de sus admiradores que todo Hollywood junto.

 

 

El ambiente de dichas películas, muy lejos del terror que inspiraban las de Bela Lugosi, se convirtieron en góticas, acercándose, al fín, a lo que denominamos “romántico”. Esto conllevó un resultado inesperado: ya no se veía al vampiro como un demonio, sino como a un amante voluptuoso de quien nadie se resistía. Su figura representaba la maldad ambigua, la sensualidad que lleva dentro el lado más salvaje del ser humano, pero que reprimimos bajo una moral vaga y una sociedad endulzada.

El objetivo del cine se transformó radicalmente y ya no nos da miedo la sombra de Nosferatu, por que ha dejado de representar la oscuridad que envuelve el alma humana para penetrar en algo más inquietante y más real… :El vampiro es el sexo hecho sangre y buen ejemplo de ello son Anne Rice o Bram Stocker, que representaron el mito más cercano, pero sin anular el éxtasis reprimido que tiene que inspirar el mordisco de un vampiro.

Porque el tiempo es intransigente, incluso con el príncipe de las tinieblas y si han evolucionado acorde a la sociedad, ya no serán unos aristócratas venidos a menos…

——————-///

Ahora, los vemos bajo la luz de la sociedad moderna, aquélla en cuyas entrañas el sexo ya perdió su condición de tabú y en la que ahora, son otras las pasiones que deben ser rescatadas o medidas a través de la imaginación. Es entonces que llegamos hasta un Smith o una Meyer, que buscan a través de sus escritos mostrar otros rasgos juveniles y otras formas de ver “lo antiguo”.

Seguimos en el próximo. 😉

Anuncios

10 Respuestas a “Nueva luz al vampirismo. “El romanticismo oscuro”.

  1. Evolucionar???

    Algo me dice que se estan tomando esto demasiado enserio: Les recuerdo que detras de todo eso de los escritos, desde siempre, hay autores. Gente comun y corriente que le da vida a esos “personajes”.

    Ya con eso calro deseo declarar que todo eso de los rasgos y demas es en busqueda de ser originales con los demas relatos vampiricos, pero a su vez copiando a la genial genialidad de Anne Rice: la mas grande autora de los sobrenatural del siglo XX.

    Que brillen o el anillo magico son meras excusas para un punto crucial. que se encuentren con sus enamoradas, para amoldarse a la sociedad. Todos son cambios para hacerlos mas aceptables para el publico, en especial para el publico joven.

    No creo qeu les hubiera agradado a un na niña enamoradiza de 15 años le llegue a gustar un protagonista medio feito, que sea un maldito homicida multiple y sea tan pedante y orgulloso como Dracula o Lestat. Si lEstat es pedante….

    Es todo para hacer que sean mas empaticos, para que puedan ser los protagonistas romanticos, algo que existe desde Rice, luego Smith, MEyer y las pseudo Meyer y luego yo… pero yo trato de seguir los pasos de Rice, omitiendo todo lo demas…

    • Si, gracias por el recordatorio. Precisamente bajo los términos que mencionas es que hablo de evolución, en referencia a la evolución de estos seres como “personajes”, vistos bajo la lupa de “leyendas” o “mitos” y/o la lupa “artística” que encontramos a través de la letra y el cine y sí, todo lo que expones será parte de este objeto de estudio con el único propósito de conocer más acerca de estos seres tan apasionantes, hasta que llegue el día que no se nos escapen detallazos tan grandes como el que se me fue a mí y me refiero a la trayectoria “vampirística” de un actor tan apreciado como lo es Gary Oldman.

      Por otro lado y dada mi “cercanía” con Lestat, detallo a continuación por qué creo que él no es pedante:

      Según la Real Academia de la Lengua (y disculpa que use sólo la e-versión como referencia), pedante, es aquella persona “engreída” que hace inoportuno y vano alarde de erudición, téngala o no en realidad, mientras que arrogante, es un adjetivo que denota tres aspectos: Ser 1. adj. Altanero, soberbio. 2. adj. Valiente, alentado, brioso. 3. adj. Gallardo, airoso.

      En otras concepciones:

      La pedantería es enumerada como una de las características de los trastornos obsesivos compulsivos de la personalidad, mientras que la arrogancia se define incluso como una “cualidad

      Por consiguiente y parafraseando a Molière, Lestat no “peca” de la pedantería de los falsos sabios. Arrogante, pues sí, todos los narcisos lo somos un poco o mucho. La diferencia está en ser y/o hacer de uno mismo algo constructivo sin alardear a voces de ello y así es Lestat, quien nunca se jactó de saber más que nadie, pero enfrentó su existencia con la sabiduría propia del valiente, que no teme tomar riesgos y acepta siempre sus consecuencias, sin abrir su bocota ni jactarse de si mismo.

      Su actitud si puede que lo denote para quien no le “conozca”, pero no es que lo ande diciendo, tampoco es que lo crea, simplemente lo es, es parte de su ser y no alardea de ello como lo haría un pedante.

      En su caso, puede ser que su parte aristócrata de pie a la confusión, pasa mucho. No así en el caso de Louis. De hecho, Louis trataba a Lestat con pedantería, aunque debo decir que no de forma directa, pero, aunque no lo dijera veía a Lestat por debajo de él y así lo trataba. Lo consideraba un campeseino sin clase ni educación. Nunca imaginó que algún aristócrata no tuviera una buena educación cultural y le hablaba golpeado, como dicen en mi tierra, o suspiraba fastidiado en señal de desaprobación a algunas de sus excentricidades.

      Lestat nunca lo hizo. No es que le tuviera paciencia, como a veces sucedía a Louis con respecto a Lestat y todo gracias al cariño que Lestat llegó a despertar en él (Louis) a su pesar. Lestat “aceptaba” a Louis y sólo quería que fuera feliz y para ello, a veces, uso ciertos métodos para “despertarlo” de su aletargada inocuidad.

      Pero vamos, también podría decirse que en él, su “casta” pudiera malinterpretarse con “pedantería”. Simplemente veía a los demás como…plebeyos y el trato consecuente no era solamente con Lestat.

  2. Me llamo Lestat. ¿Sabéis quién soy? En caso afirmativo podéis saltaros los párrafos siguientes. Para quienes no me conozcan, quiero que esta presentación sea un amor a primera vista.
    Fijaos en mí: soy vuestro héroe, la perfecta imitación de un anglosajón rubio de ojos azules y metro ochenta de estatura. Soy un vampiro, uno de los más poderosos que han existido jamás. Tengo unos colmillos tan pequeños que apenas resultan visibles, a menos que yo quiera, pero muy afilados, y cada pocas horas siento el deseo de beber sangre humana.
    No es que la precise con mucha frecuencia. En realidad, desconozco la frecuencia con que la necesito, puesto que jamás he hecho la prueba.
    Poseo una fuerza monstruosa. Soy capaz de volar y de captar una conversación en el otro extremo de la ciudad, e incluso del globo. Adivino el pensamiento; puedo hechizar a la gente.

    Si eso no es ser engreído o pedante… por eso no me gustan los prologos de Rice…

    • JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

      PEROOOOOOOO: FRANCES!!!, QUERIDO, LESTAT ES FRANCES!!! 😀

      Dale, seguimos mañana que voy saliendo a casa. Saluditos!!!

  3. Bueno, la mordida del vampiro es una alusión completamente sexual en la que se penetra, solo que aquí se quita y no se da, hablamos de un mosntruo que roba para seguir vivo, pero es tan poderoso y seductor que la propia víctima lo desea. De hecho, exactamente igual a lo que en sicología le llaman “vampiro emocional”, es decir una persona que extrae, chupa ya sea ideas, alegría, voluntad etc, a otros para poder existir y/o sobrevivir, a cuya víctima le promete la vida eterna…. claro, muerte en vida. El vampiro es una criatura bastante compleja con una dosis de realismo que los hace fascinantes.

    En cuanto a imágen, bueno, le tocó el movimiento romántico y el periodo gótico europeo en el que se expresa o manifiesta lo que escribe Stoker, su sociedad, sus costumbres, ideas e ideales. Él es el parteaguas de la criatura sádica y la criatura seductora!!

    Buen post!! 🙂

    • Gracias!!! Tu sapiencia del tema es reconocida y agradecida!!!

      Cuando hablas de la “mordida”, te refieres a la “mordida” o a la “mooooooordida”…porque hay una gran diferencia, pero en ambas, el vampiro “da” (emociones como mínimo), aunque en una de ellas, da algo más, el “don oscuro”. Creo que los vampiros dan algo de sí cuando muerden y me refiero a que se invierten para obtener la sangre de sus víctimas…no son como Greyback, por ejemplo, que es un ser que no da nada, sólo quita el muy desgraciado.

      Yo creo que sicológicamente, el vampirismo emocional depende más de quien acepta ser víctima que de el “vampiro” propiamente dicho, porque los vampiros realmente no “roban”, “obtienen” y no lo hacen para “seguir vivos”, lo hacen por placer. Entonces, se les puede juzgar como “ladrones” porque desean algo y van a por él?. Las otras razones son meramente éticas y no de supervivencia, sobre todo si se las compara con el sexo.

      Estoy de acuerdo contigo con respecto a que el vampiro es una criatura compleja, muy real y fascinante. Es a la vez ambigua…como lo es el amor. Y de que tiene que ver con el “sexo”, claramente y en ese sentido, todos somos un poco vampiros: damos y recibimos. La cosa estar seguros de que se da y que se busca.

      También estoy de acuerdo en lo que mencionas a la estética de los vampiros de antaño. Allí empezó todo hasta convertirse en lo que son ahora, igual que los galanes de antaño se convirtieron en los galanes de ahora por el simple paso del tiempo y los cambios que este produce. 😉

      • Pero esos conceptos modernos del acto sexual vienen con Rice, quien explica perfectamente el placer que causa el beber sangre. El concepto antiguo de la mordida de vampiro es: Arrebatar la vida y el alama de las victimas incautas, condenandolas y todo eso.

        Cuando se creo el vampiro fue como un demonio. Una explicacion para la tuberculosis, un mostruo que le arrebata el alma a los demas (hace siglos la sangre representaba el alma). Todos son conceptos antiguos que buscamos nuevos significados…

        • Por ahora no puedo darte más que la razón, aunque en todas las interpretaciones que he visto (hasta ahorita es que estoy leyendo), siempre he visto un poco el “placer” de la mordida…asi que me parece que el asunto “sexual” (ligado siempre al placer), viene un poco más atrás que de Rice, pero en la medida que avancemos en la investigation, seguimos hablando del asunto, pero si, estoy de acuerdo contigo en que todo cambia en con el paso del tiempo y la búsqueda de nuevos significados…o el hallazgo de nuevas interpretaciones.

      • Claro, tal vez en un principio no lo hay, pero si existe un intercambio. La mordida (simple sencillamente), solo que simbólicamente representa a la mooooooooordida.

        Es que tanto en psicología como en los libros, la víctima no es consciente de sus actos, pero lo quiere, es como Lucy Westenra en Drácula. Dónde es víctima pero espera a la criatura. Y ahí hay una tensión sexual fuertísima.

        Y claro que tenemos de ellos, el deseo de poder de un Drácula, un espíritu libertario de Lestat y en lo negativo un egoísmo de Armand y Louis. …… y si, Rice les quitó la capota negra!!!

        Saludos!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s