El Verdadero Drácula: Vlad Tepes.

SE QUE ESTE POST ALGUNOS YA LO HABRÁN LEÍDO EN MI BLOG Y EN DÍAS EXTRAÑOS DE VLADIMIR, PERO CREO QUE ES IMPORTANTE QUE ENTRE AQUÍ. Príncipe de Valaquia durante el siglo XV, la inusitada crueldad de que hizo gala durantesu gobierno dio pie a la leyenda diabólica que pasó a la literatura. A finales del siglo XIX, el escritor irlandés Bram Stoker concibió una novela de terror relacionada con las leyendas centroeuropeas sobre vampiros y no muertos que ya que  habián servido de inspiración a otros autores decimonónicos como John Polidori, el médico y compañero de Lord Byron. Indagando en ese tipo de historias, Stoker tuvo conocimiento de la existencia de un príncipe llamado Vlad Draculea, que había vivido en el siglo XV y se había hecho célebre, entre otras cosas, por su gusto por lo sanguinario.

La fortuna del sobrenombre de Drácula se debe en realidad a una confusión. Su padre, el príncipe o Voivoda Vlad II de Valaquia, había ingresado en 1428 en la Orden del Dragón (Drac, en húngaro), de la mano del emperador Segismundo de Luxemburgo. Por ello fue conocido en adelante como Vlad Dracul, mientras que a su hijo se le llamó Vlad Draculea, esto es, el hijo de Dracul. Sin embargo, en la mitología rumana la figura del Dragón no existía y el término dracul designaba al diablo, con lo que Vlad III pasó a ser en rumano “el hijo del diablo”. Ello coincide con la leyenda sobre la crueldad y ánimo sanguinario de Vlad, recogida ya por crónicas de su época. En ellas se le presentaba como un príncipe aficionado a la tortura y entusiasta de la muerte lenta, que solía cenar bebiendo la sangre de sus víctimas o mojando el pan en ella. Se calcula que en sus tres periodos de gobierno, que suman apenas siete años, ejecutó a unas 100 000 personas, en la mayoría de las ocasiones mediante la técnica de el empalamiento. Por esta razón se le conoce desde el siglo XIX como Vlad Tepes, esto es Vlad el empalador. Para comprender esta fama hay que situarse en el contexto de los Balcanes en las décadas centrales del siglo XV. En aquel entonces el Imperio Otomano se hallaba en plena fase de expansión por el suroeste de Europa; Grecia quedó sometida desde la década de 1360, Serbia desde 1389 y Bulgaria en 1396. Frente a los Otomanos se encontraban el reino de Hungría y los principados en los que entonces se dividía la actual Rumania: Valaquia y Moldavia, junto a Transilvania, territorio autónomo perteneciente a Hungría. Las guerras se convirtieron en una constante, guerras de extraordinaria violencia, en las que las ejecuciones y represalias masivas estaban a la orden del día. Vlad de Valaquia fue un producto de este ambiente, y su vida fue una lucha constante por la supervivencia y el poder.

UN PRÍNCIPE DE FRONTERA

Según la mayoría de los autores, el príncipe Vlad III de Valaquia nació en Sighisoara (Transilvania) en 1431, y fue uno de los tres hijos legítimos de Vlad II, voivoda de Valaquia. Con apenas 13 años marchó a la corte otomana, junto a su hermani Radu, como rehén o garantía de sumisión. Vlad se refugió inicialmente con el sultánMurat, con la esperanza de que lo ayudara a volver a Valaquia. Pero, defraudado en sus aspiraciones, en 1449 marchó a Moldavia, donde tenía parientes. En los años siguientes intervino en las luchas intestinas moldavas, hasta que en 1451 marchó a Transilvania. Instalado en cuidades alemanas del país como Kronstadt, trató de reunir apoyos con vistas a recuperar el trono de Valaquia. Fue así como en 1456 logró hacerse de nuevo con el gobierno de Valaquia. Inició entonces su fase de gobierno más larga, hasta 1462, aquella que le ganaría ante los contemporáneos y la historia la reputación siniestra que desde entonces lo acompaña. Ésta fama se debe en primer lugar a los métodos que Vlad empleó en la guerra. Desde que en 1460 decidió negarse a pagar tributo a los turcos, el enfrentamiento armado se hizo inevitable, y éste revistió los tintes de una cruzada, tan brutal y sanguinaria como las que se habían librado en Tierra Santa en siglos anteriores.

LOS MÉTODOS DE UN CRUZADO

La campaña de 1462 nos da un ejemplo de sus métodos. En respuesta a una ofensiva turca, Vlad atravesó el Danubio para saquear el país búlgaro, entonces del Imperio Otomano. Al término de la campaña envió al rey húngaro Matías Corvino dos sacos llenos de orejas, narices, y cabezas, acompañados de una carta en la que le decía: “He matado a hombres y mujeres, a viejos y jóvenes, desde Oblucitza y Novoselo hasta Samvit y Ghigen. Hemos matado a 23 884 turcos y búlgaros, sin contar a los que quemamos en sus casas, o cuyas cabezas no fueron cortadas por nuestros soldados….Terminemos juntos lo que juntos hemos iniciado, y aprovechemos ésta situación, puesto que si, Dios Todopoderoso escucha las oraciones y los ruegos de la Cristiandad, si favorece los ruegos de sus piadosos servidores, no concederá la victoria sobre los infieles, enemigos de la Cruz”

Las fuentes apuntan, en todo caso a que Vlad llegaba a extremos de macabro refinamiento, prolongando la agonía de los condenados y utilizando los cuerpos de los empalados como terrorífica advertencia, una vez, hizo talar todos los árboles para empalar a más de 20 000 prisioneros. En 1462 Vlad fue derrotado por los turcos. Pasó doce años prisionero en Hungría, hasta que en 1476 recobró su utilidad como candidato al trono de Valaquia. Su tercera etapa como voivoda terminó al caer abatido en una emboscada turca. Su cabeza fue exhibida en Estambul, y su cuerpo fue enterrado en el monasterio del Lago Snagov.

Anuncios

2 Respuestas a “El Verdadero Drácula: Vlad Tepes.

  1. Creo que Stoker buscó una personaje real para su vampiro, pero no cualquiera, fue uno, realmente malo.

    En el libro de Drácula mencionan a Vlad como tu lo describes en el post, pero mencionan algo que me llamo la atención “como un hombre justo”. Así que justo o no, fue un hombre bastante desagradable.

    Evite ver las ultimas imagenes, si las miro, no voy a dormir bien. También evito ver o leer sobre torturas, pues es algo que no logro tolerar.

    Saludos!!! Gracias Luna Black Wood!!!

    • No era malo, era un hijo de…. tantas!!! (sorry), fue un sujeto terrible, cruel y que lamentablemente como muchos, se escudan en Dios o en el bien para hacer esas cosas!!! Gran inspiración!! Y te entiendo, son imágenes que no todos soportan, es sádico!!!

      Que bueno que te gustó, y de nada!! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s