Crítica: Déjame entrar

El viernes 21 de este mes se estreno “Déjame entrar” en México.

Siempre que existe un remake es imposible evitar la comparación con la cinta original, sobre todo cuando ésta es considerada como una de las mejores películas contemporáneas acerca de vampiros. Y en este caso, la visión del director Matt Reeves (Cloverfield) se quedó corta al compararla con la sueca Let The Right One In (2008) de Tomas Alfredson.

La película está basada en el libro homónimo de John Ajvide Lindqvist y se centra en la inusual amistad que surge entre la niña vampira Abby (Chloe Moretz) y Owen (Kodi Smit-McPhee), el blanco de los bullies en su escuela. En términos de remake, el filme guarda una gran similitud con la original, sin embargo, falla en la sutilidad que la primera provee. Al estar enfocada a una audiencia acostumbrada a los blockbusters de Hollywood, Déjame entrar cae en varios clichés del género de terror y nunca logra encontrar un balance entre el thriller, suspenso y horror. Y el primer momento en el que vemos a Abby como la criatura que realmente es, se pierde cualquier elemento de perturbación, pues su rostro más bien nos recuerda al de Regan en El exorcista. Hay también algunos momentos donde el CGI no está del todo bien logrado, especialmente en las escenas donde vemos a la chupasangre en acción…

En el aspecto musical, el score de Michael Giacchino nunca despega, no incluye canciones sobresalientes y pareciera que la dirección que siguió fue componer con las notas más básicas que encontramos en cualquier película de terror. Pero la desventaja más grande de la cinta es el ritmo lento de la historia, aun cuando aquí haya menos trama que en la original.

Sin embargo, hay varios aspectos positivos que valen la pena mencionar, comenzando con los protagonistas: Moretz y Smit-McPhee. No sólo es la química que emanan en la pantalla, también es el lograr una actuación madura para su edad, considerando que el tema de cinta es, de por sí, complicado. Los actores secundarios no se quedan atrás, Richard Jenkins (el “papá” de Abby) y Elias Koteas (el policía) consiguen darle personalidad a sus papeles incluso cuando aparezcan poco a cuadro. Y la cinematografía propone, así como también la dirección de Reeves, pues hay varias secuencias filmadas de una manera tan original, que es raro encontrar en otros filmes.

Al final, Déjame entrar termina por ser un remake con varias fallas y algunas fortalezas.

Fuente: CP

Anuncios

7 Respuestas a “Crítica: Déjame entrar

  1. No he visto la original, pero ya la están anunciando en mi País, cuando la vea, te comento.

    Cabe destacar que yo soy de esas influenciadas por Hollywood y me encanta como juegan con los colores… En el trailer, la sangre se ve tan “real”… y no se si son mis ideas, pero veo lo demás un tonito más abajo, de lo brillante que es.

    😀

  2. Yo tampoco las he visto, ya me habían recomendado la primer parte, así como el libro, en cuanto pueda la veo y también leo el libro para continuar con la investigación.

    Saludos!!!

  3. Yo no he visto ninguna y no se por donde empezar!!!! Solo había escuchado del libro. ¿Me esperaré hasta el DVD y antes ver la original?? ¡¡No lo se!!! Pero si me late bastante!!!

    Sea lo que sea, espero conocer el tema prontito!!!!

    Besotes!!!

  4. Pues yo no podía quedarme sin comentar, jeje. en mi caso primero léi el libro (como siempre), debo reconocer que a ratos es un poco tedioso pero muy interesante; eso sí aprendí un par de detalles de los vampiros que no sabía.

    La peli sueca es muy oscura y durante todo el filme te da una sensación inquietante difícil de describir. Como le mencioné a Tita, se les barren algunos detalles y si no leíste el libro no te enteras de algunas cosas que no son indispensables pero no está por demás conocerlas.

    Para el remake tuve la mala suerte de compartir la sala de cine con un grupo nefasto de esos niños yupies (no sé si se escriba así) que lo más seguro es que ni supieran que había un libro y otra película y se la pasaban haciendo comentarios idiotas, con ganas de levantarme y darles de sapes para que se callaran. Pero ese no es el punto. A mi esta me fascinó porque sí, es más sangrienta (me encanta la sangre) y un porquitín más dura de ver; aunque lo malo es que no es tan explicita respecto a la sexualidad de Eli (o Abby en la nueva versión). Lo que también me latió es que los niños que escogieron son mucho más bonitos que en la sueca, jeje.

  5. La unica similitud con la pelicula de Thomas Alfredson son cinco minutos que fueron sacados, ya que la pelicula si bien es practicamente una readaptación del libro de Linqvist, también esta basada en el guion de la pelicula sueca, que fue de Linqvist mismo, por lo cual, basicamente todo es inspirado en las ideas de Linqvist del libro y las que puso en la pelicula de Alfredson.

    Además, la pelicula es mas fiel al libro al incluir detalles que la película de Alfredson no tuvo como la brutalidad de los acusos a Owen, la mención a Tommy, y el policia que en el libro tenía mas participación y que aca cubre ese papel junto con el de Lacke.

    El origen de Abby como vampiro esta en las escenas eliminadas, y Linqvist dijo que esta como la sueca son dos grandes adaptaciones de su libro. Ademas de mostrar un amor de vampiro y humano como Dios manda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s