Cargando con mi propia sombra: El Santuario.

Siempre que toca el turno de recomendar las obras de Anne Rice, invariablemente comienzo con Entrevista con el Vampiro, lo cual además de lógico, pues es el principio, también es lo más común puesto que se trata del libro más reconocido a nivel general. No obstante, jamás he recomendado más allá de las primeras Crónicas Vampíricas, salvo en un blog amigo que traté el tema de la saga de las Brujas de Mayfair. Hoy, en vista de que moría por escribir algo y no contar con tema fresco tuve una buena idea (creo yo), recomendar uno de mis libros favoritos de las obras de Rice, quizá y esto en mi muy humilde y probable equivocada razón, la última gran novela de las Crónicas Vampíricas. Me refiero a El Santuario.

Después de que Rice cayera en un bache tanto aburrido con sus crónicas (dígase Sangre y Oro, Pandora o Armand) llegó El Santuario (Blackwood Farm en inglés), una historia compuesta de la misma forma que todas las anteriores: ahí tienen al vampiro que habla de su vida mortal, sus experiencias, cómo entro al mundo de los bebedores de sangre, lo bueno, lo trágico y su etapa de “recuperación” etc etc; la gran diferencia, y lo que lo hace irresistible para mi es el personaje. Adiós a los vampiros viejos, a contar la misma historia según diferentes perspectivas, puntos de vista reales, otros flojos, unos más dramáticos bla bla bla. No. La historia es la de Quinn (Tarquin) Blackwood, un joven rico y un algo extravagante que después de ser convertido en vampiro de forma brutal, decide ir en busca del legendario vampiro Lestat para pedirle ayuda: quiere apartar de su vida al espíritu que lo ha acompañado toda la vida, Goblin, también convertido en bebedor de sangre, quien cada día es más peligroso para él y para los que le rodean.
Así es como Quinn narra su existencia junto a Goblin quien ha fungido como su hermano, rival, amigo, enemigo y amante; la extraña infancia que le tocó rodeado de adultos, las leyendas de la residencia de Blackwood Farm, su ancestro Manfred el loco, el ser más amado por su tía abuela Queen que por su madre, las nanas, los turistas, los fantasmas, sus profesores, sus aventuras, sus dudas, sus pasiones y su inmenso amor por Mona Mayfair. Y lo más importante de todo, el fue quien descubrió Sugar Devil Island, la propiedad que construyera clandestinamente Manfred y la que condujera a Quinn a conocer el extraño ser que habitaba la isla y marcaría para siempre su destino.

Mentira si digo que no me identifico con Quinn Blackwood. Los que crecimos rodeados de adultos tenemos la obligatoria necesidad de madurar rápido, nuestras observaciones, palabras, actitud y juicios son muy diferentes al del niño común; pero a la par somos tomados más en serio, formamos parte del mundo más rápido y sin extrañar en lo absoluto la infancia. Quinn esa mezcla de un chico de campo con un atractivo caballero inglés, un intelectual que cree en lo paranormal, un creyente de Dios y de la razón, con un gran corazón, con pasiones, con dolor, con amor, con odio, un ser demasiado experimentado para ser tan joven y no obstante sin perder la capacidad de asombro ni el ímpetu de descubrir cosas nuevas. Su asociación de la literatura a la vida es lo que convierte a Quinn tan irresistible para mi.

Sus 606 páginas nos llevan mundos diversos, épocas, visiones y dramas diversos. No pierde ese contenido profundo de las primeras Crónicas, los cuestionamientos sobre el bien y el mal, el eros y el tánatos, malditos y divinos (cómo en mi post anterior). Tarquin es el reflejo de esa dualidad que aún nos intriga y nos pone a pensar.

Espero en verdad les guste esta obra, disfruten el final que les conduce a Cántico de Sangre y como siempre, nos vemos en los comentarios.

Anuncios

Una respuesta a “Cargando con mi propia sombra: El Santuario.

  1. mmm si mal no estoy la ultima entrega de las cronicas vampiricas no fue esta sino “cantico de sangre” (creo yo) muy dramatica cierto pero a q interesantes son los personajes Desde quinn hasta petronia i adore q Lestat y Louis aparecieran me encanto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s