Los diversos tipos de fanáticos de Harry Potter

Navegnado encontré este artículo que me pareció ridículo y un tanto cierto y quiero compartirlo con ustedes.

No, esto no es la Pottermanía, que ahora ha estado en furor en la última película. Hablaré de un fenómeno congénito que se ha asociado a Harry Potter y a otras sagas homólogas, como El Señor de los Anillos y Star Wars: La “frikimanía”. Y claro, de los otros tipos de fans de Harry Potter.

 ¿Recuerdan al tipo que vende las historietas en Los Simpson? El pertenece a esa especie. Se saben hasta los diálogos que da Darth Vader cuando va al baño, (¿es eso posible?), el peso de un Pitufo, y la fecha de cumpleaños de Pikachu.

Y como no, se saben todos esos encantos latinescos del niño (ya no tan niño) mago, y toda su genealogía, como si fueran expertos historiadores de la saga de la Rowling. !Ay de que uno se equivoque diciendo “el malo ese, el calvo!” Porque en seguida te dirán algo como esto : “No, que pena, el se llama Tom Márvolo Riddle, hijo de tal, con historia tal, y se volvió así porque tal… Vol-de-mort. Repite conmigo, Vol-de-mort. Es como si a tu tal Julian Casablancas le dijéramos el gomelo ese de Nueva York. No pega” Francamente, insoportable.

Uno puede ver sus pilatunas y desvaríos frenéticos en páginas de Internet como “La Orden Severusiana”, dedicada a uno de los mejores personajes de la saga, Severus Snape (si, me leí los 7 libros, ¿y qué?), hasta la obsesión. O al diccionario en español de Harry Potter, clasificado hasta por dulces. O Harry Latino, donde incluso uno puede hacer un test para saber en qué casa de Hogwarths queda.

Pero también se los tiene que soportar en foros. Casi siempre hay en los foros sección de literatura donde el navegante normal se pone a comentar de los libros, y Harry Potter, como no, hace parte de la conversación. Entonces comienzan estos sabelotodos, que han acampado dos días antes para entrar a la Premiere, vestidos con el uniforme de Hogwarths con el que se reunen los sábados para jugar batallas imaginarias, a despotricar contra el mundo.

Y claro, también están las fans tipo “Harry es miooooo” con un afiche del gafufón y ex alcohólico Daniel Radcliffe en su cuarto, y les hacen wall-papers, y creen que Draco Malfoy es igualito a Robert Redford de joven. Estas son peor de insoportables, pues van desde los 9 a los 30 años, clara ausencia de vida sexual, que se saben hasta el nombre de los padres del pobre Tom Felton (el que hace de Draco Malfoy, por si no sabían), y como las chilloncísimas fans de Tokio Hotel y Justin Bieber adoran que la ausencia de masculinidad sea el mayor rasgo de atractivo de los actores protagonistas. Y por supuesto, sueñan con el día en que vuelen con ellos en su escoba…

Y estamos los fans normales, los que reconocemos una buena obra cuando la vemos. Los que nos gusta la saga y sabemos cosas, pero no llegamos al extremo de dormir con un Snape de peluche, o a vestirnos de capa sin ser Halloween. Y les diré porqué adoramos la película:

1. Los mejores actores ingleses de las dos últimas décadas (o incluso mas): Ninguna otra película inglesa se ha dado el lujo de reunir a los mejores actores ingleses de todas las generaciones, que han dado soberbias lecciones de interpretación. Es decir, ver actuar a Maggie Smith, Sir Alan Rickman, John Hurt, Kenneth Branagh y su ex Emma Thompson, Richard Harris, Gary Oldman, Jason Isaacs, Helena Bonham Carter, Ralph Fiennnes (si, igualito a Voldemort jajajaaja) entre otras grandes lumbreras, es todo un deleite. Y claro está, las actuaciones de los jóvenes no se quedan atrás. La que mas destaco es a Emma Watson. Tiene un carisma impresionante.

2. Efectos especiales: Es inevitable que al ver estas películas uno se imagine allí, en ese colegio. Debe ser genial. Los trajes, los ambientes, los cuadros que se mueven. A uno lo transportan.

3. Ambiente adolescente: Si, apesta a espíritu adolescente, pero Rowling, tanto en los libros como en las películas, le da humor, humanidad a los personajes. Inolvidables los gemelos, Ron con su torpeza, Hermione con su neura, Harry y sus conflictos (la primera película de la última parte es una genial apología a algunas dictaduras). Las peleas por novios, novias. Eso es lo que hace a Harry diferente del mago Merlín y de otras sagas para magos.

4. Consistencia en la historia: Hace 10 años la primera película pasó sin pena ni gloria para muchas mentes adolescentes que se identificaban con algo mas oscuro. Pero la historia evolucionó. Harry dista de ser mucho el niñito pendejo del rayito en la frente. Hay dramas personales muy profundos y un entramado de historias que se complementan con la suya, la central. Y eso estuvo muy bien reflejado en las últimas películas.

Esa es la Pottermanía, amigos míos. Para que les quede claro que no todos somos locos de capita babeando por un niño mago, sino que hay mucho mas de fondo. Les recomiendo los libros, son muy buenos. !Wingardium Leviosa!

 Por Polignacgirl, colaborador de Soyperiodista.com

 ¿¿¿Cual es su opinión???

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s